Territorio

EL VALLE DE BARCEDANA
Nuestros olivos centenarios se encuentran en medio de un capricho geológico fruto de las fuerzas de la naturaleza, que levantó dos sierras encajonando un valle bonito: El Valle de Barcedana, en el Pallars Jussà.
Esta tierra fértil, con una climatología característica, ha permitido la adaptación, durante siglos, de variedades de olivos autóctonas: Massanell, Olivera de Llimiana, Negral, Gordal, Bagó de Raïm… a la vez que también se ha desarrollado la preciada variedad Arbequina, aunque con ciertas peculiaridades.
La Ermita de San Salvador del Bosque, en lo alto del camino de las cien curvas, vela nuestros olivos, que crecen firmes bajo el cielo cambiante del valle.
EL VALLE DE BARCEDANA
Nuestros olivos centenarios se encuentran en medio de un capricho geológico fruto de las fuerzas de la naturaleza, que levantó dos sierras encajonando un valle bonito: El Valle de Barcedana, en el Pallars Jussà.
Esta tierra fértil, con una climatología característica, ha permitido la adaptación, durante siglos, de variedades de olivos autóctonas: Massanell, Olivera de Llimiana, Negral, Gordal, Bagó de Raïm… a la vez que también se ha desarrollado la preciada variedad Arbequina, aunque con ciertas peculiaridades.
La Ermita de San Salvador del Bosque, en lo alto del camino de las cien curvas, vela nuestros olivos, que crecen firmes bajo el cielo cambiante del valle.