Productos

NUESTRO ACEITE
Nuestra gama MONA Aceite de Oliva Virgen Extra Verde está elaborada con: Massanell, Olivo de Llimiana, Negral y Arbequina. Son aceites monovarietales elaborados con 3 variedades autóctonas del Valle de Barcedana, en el Pallars Jussà. Y también producimos aceite de Arbequina de montaña, variedad que no es originaria de la zona pero que se ha adaptado muy bien a ella, aunque tiene unas peculiaridades propias de la altitud y latitud del Valle.
NUESTRO ACEITE
Nuestra gama MONA Aceite de Oliva Virgen Extra Verde está elaborada con: Massanell, Olivo de Llimiana, Negral y Arbequina. Son aceites monovarietales elaborados con 3 variedades autóctonas del Valle de Barcedana, en el Pallars Jussà. Y también producimos aceite de Arbequina de montaña, variedad que no es originaria de la zona pero que se ha adaptado muy bien a ella, aunque tiene unas peculiaridades propias de la altitud y latitud del Valle.
Massanell: tiene un aroma afrutado muy agradable y en gusto predomina el picante respecto del amargo; tiene atributos de frutos secos como almendras y nueces. El aceite de esta variedad es rico en polifenoles y tiene un perfil afrutado verde intenso, muy potente en boca.
Negral: es un aceite con poco contenido en polifenoles, por eso resulta en un suave, equilibrado y aromático.
Olivera de Llimiana: el aceite de esta variedad es pobre en ácido oleico y sensorialmente es complejo y aromático.
Arbequina: el aroma afrutado nos denota fruta verde y hierba y aporta frescura en la nariz. En este caso, predomina el amargo respecto del picante, aunque en ningún momento la amargura llega a ser desagradable, al contrario, perdura en el tiempo pero en su grado justo de intensidad, convirtiéndolo en un aceite muy interesante al paladar.
Massanell: tiene un aroma afrutado muy agradable y en gusto predomina el picante respecto del amargo; tiene atributos de frutos secos como almendras y nueces. El aceite de esta variedad es rico en polifenoles y tiene un perfil afrutado verde intenso, muy potente en boca.
Negral: es un aceite con poco contenido en polifenoles, por eso resulta en un suave, equilibrado y aromático.
Olivera de Llimiana: el aceite de esta variedad es pobre en ácido oleico y sensorialmente es complejo y aromático.
Arbequina: el aroma afrutado nos denota fruta verde y hierba y aporta frescura en la nariz. En este caso, predomina el amargo respecto del picante, aunque en ningún momento la amargura llega a ser desagradable, al contrario, perdura en el tiempo pero en su grado justo de intensidad, convirtiéndolo en un aceite muy interesante al paladar.
Nuestros aceites se presentan en unas esbeltas botellas con dosificador, para enfatizar el hecho de que son aceites de altura, en formato de 0.25 y 0.50 litros. Cada botella quiere ser un pedacito del territorio de donde proviene, por eso se ha tenido especial cuidado para que el etiquetado, la imagen y, sobre todo, el contenido, nos transporten al Valle de Barcedana.
ACEITE DE AUTOR
El Valle de Barcedana ha sido, tradicionalmente, una zona productora de aceitunas y aceites virgen de gran calidad pero la aceituna siempre de había recogido madura; la decisión de coger la aceituna en verde y elaborar aceite en verde como rasgo distintivo realmente ha sido un acierto.

Hemos conseguido una mayor calidad organoléptica ya que el contenido de polifenoles, en verde, es mucho más elevado; esto hace que los matices gustativos sean más intensos y los atributos de amargor más potentes. Es un aceite ideal para consumir en crudo y disfrutarlo con el pan con tomate, ensaladas, carpaccios… y como finalización de cualquier plato.

Además, su alto contenido en polifenoles, convierte los aceites ERM en un formidable antioxidante y en un auténtico aliado en la prevención de enfermedades como el cáncer.

En definitiva, unos aceites de una calidad extraordinaria, con sabores sorprendentes, con unas puntuaciones muy altas en el panel de cata y que constituyen un elixir de salud.